Palabras a Arutam Ruymán, Buenos Aires 2017.

2017-12-19 19.35.49.jpg

Unas palabras de afecto a Arutam Ruymán, nacidas en las ceremonias de fin de año en Buenos Aires. Por Mauricio Auvet:

 

En la última estocada del tiempo,

en el punto exacto donde duelen los sueños,

con el alma llena de pesares y amarguras,

las heridas laten escuchando tu canto.

 

Tú que aprendiste el saber de los antiguos;

Tú que has sido bendecido por el Gran Espíritu,

ayúdame a recordar.

Tú  que cuidas y trasmites el tacto sagrado,

rescátame de la oscuridad.

 

Tu canto recuerda el mundo;

tu arte desata el tiempo entre sonidos y presagios;

mi corazón escucha

la muerte y la vida,

el miedo y el amor,

transformando penas, curando heridas.

 

Tú, Uwishin,

revelas el gran secreto.

La medicina trabaja en mi cuerpo,

embriagado,

vuelo con alas de ternura

abandonando la razón para entender.

 

Mi alma vibra sanando mi cuerpo;

el olor a incienso cae

sobre la vaguedad de los cuerpos tendidos en trance.

Soy parte del todo,

se deshace el ego.

 

Muere la noche y nace el día.

Caen las sombras y despierta el guerrero.

La belleza se desvela bajo el encanto de tu dulce flauta,

el sonido del viento florece mi alma.

 

De tu mano recibo al abuelo Tabaco,

amanezco desbordado de lozanía.

Bebo la sangre de Arutam,

¡oh Gran Maestro!

enséñame tu sabiduría

 

Honro esta maravillosa experiencia con profunda solemnidad;

con respeto y amor cuido el sentir.

Infinita es la gratitud

hacia tu voluntad, a tu trabajo.

Gracias por la ceremonia,

gracias por enseñarme a ser Humano.