Ayahuasca

Seria reflexión sobre mi año de trabajo 2017 alrededor del mundo. Por Arutam Ruymán

  Haber nacido en una sociedad de posguerra que aprisiona a la mayoría de sus miembros en un sistema de organización, que los aleja de su mundo padre y madre, para utilizarlos en un "beneficio-perjuicio" enfermo, "a favor-en contra" de unos pocos "afortunados-desafortunados"; no es razón para sumergirse en la más  profunda miseria usando la propia voluntad, tras la justificación de la ignorancia.

   Cuán profunda puede ser la enfermedad, que sus raíces envenenadas pueden corromper nuestra médula en el interior, y las tradiciones espirituales de las culturas humanas en el exterior. Cómo la garra afilada de la araña que nos desangra, nos va soplando y convenciendo mientras el corazón se desangra en dolor. Cómo la Vida disminuye su caricia y el ser se va derrumbando en sus menos años por vivir.

   Tras el  el velo de la confusión, el huracán arácnido enturbia la sombra y todo lo que se acerca a los hombres jóvenes de este nuevo tiempo. Los sacramentos chamánicos de los pueblos antiguos son inmersos en ese torbellino y se convierten en veneno y destrucción para quien con ellos se roza.

-Tabaco, el Gran Gemido de Arutam desde el corazón de la selva; corrupto y enfermo en cigarrillos, usado por hombres oscuros en sus tenebrosas vidas.

-Ayahuasca, pócimas manipuladas para ver colores y celebrar lamentables fiestas para "papas fritas" en nombre del amor universal, sin casi ya un sólo maestro vivo, y menos, que viaje portándola lejos de la selva. Negocios donde puedes pagar con tarjeta de crédito; centros en Sudamérica y el mundo para pescar turistas; marketing al servicio de sinvergüenzas que destruyen la tradición entre palabras aprovechando la ignorancia general, llenándose los bolsillos mientras se extinguen las plantas, en decadente deseo ardiente y oscuro.

-Juegos y abusos que pasan una cara factura son los hongos: rayadas mentales largamente perdurables, las cuales acompañan diariamente al individuo y sus espirales se hacen manifiestas fuertemente bajo los efectos de enteógenos; falsas realizaciones, desorientación y severa distanciación de la interpretación natural de la realidad; egocentrismo espiritual trastornado, pérdida del sentido común en un delirio tóxicamente razonado... Todo en una ridícula creencia infundada de creer estar haciendo algo bien. Cansa ayudar a tanta gente herida por su consumo ignorante, siempre escucho la frasesita: -en internet los científicos dicen que el cannabis y los hongos son buenos-. Ninguno es bueno sin un buen maestro y no estoy seguro que un gran maestro escogiera nunca el cannabis, tampoco mucho los hongos. Así cuestiono, qué sabrá un científico al respecto en realidad, el chamanismo es puro sentir, puro instinto; un hombre que vive en equilibrio fundido con la existencia; un hombre en el que la Vida fluye a su máxima intensidad y puede sanar a los seres. Una sociedad que muere masivamente en búsqueda de un placer que no existe ahí, en una realidad que no serán capaces nunca de cambiar. A más consuman cannabis, opiáceos, etc., más se terminará la voluntad: el tacto de la Vida. Más se terminará la fuerza, el poder, la Unión con Arutam, la cual se aleja para no ser ni un espejismo si quiera. Arrástrense por las ciudades lamiendo su alma de petróleo y deleitándose con sus brillos y fragancias, positivo para el sistema es perder la voluntad, convertiros en sus nuevos títeres, en su nueva era.

   Las personas siguen buscando experiencias nuevas, el "yo", la resistencia espacio-temporal a la Vida se desespera, y eso quema... Ahora prueban sustancias "naturales" sin tradición ni herencia milenaria, sin maestros ni familias o culturas. No saben qué les puede pasar, no saben que ocurrirá con el tiempo, pero qué importa... -Vemos la nueva oferta mundial a base del triste saqueo a la rana "Bufo Alvarius" de mano de miserables e incompetentes. Gente severamente trastornada, en cantidades preocupantes, es el resultado de una promesa de iluminarse rápidamente. Muchas personas continúan con secuelas graves y sin nadie que sepa qué hacer, ni a qué historia tradiconal remontarse para ubicarse. Maravillosa las nuevas sugerencias empresariales  que te venden un pack, a buen pecio, con todo mezclado: Bufo de Méjico, en combinación durante los mismo días con Ayahuasca de la Amazonía sudamericana, bueno... cristales de dmt, cannabis de la India, hongos de los Andes, etc. Sean empresas o sectas religiosas,  siempre las mismas palabras: todos somos uno, tenemos que unir las tradiciones, abre tu mente...

-Recurriendo a lo fácilmente accesible y económico, venden eventos ceremoniales de Ayahuasca, donde realmente no hay Ayahuasca, sino una mezcla variada de origen vegetal para imitar mal el efecto de la misma (la mayoría perjudiciales para la salud mental y física); sin tradición, sin maestros, la rueda gira y gira.

-Un hit reciente es otro sapo:"Kambó". Proliferan actualmente por su situación de alegalidad y posibilidad de ser suministrado por cualquiera obteniendo un buen beneficio económico. Básicamente un veneno que hace al cuerpo reaccionar ante una fuerte intoxicación. Es tan violento que estoy cansado de ver a la gente  más tarde en mis ceremonias agonizando, pues no pueden liberarse del daño infringido y de las fuertes reacciones aprendidas. La mente divaga severamente perdida y confundida en una locura que no sabe a donde le llevará, ni cuán profunda fue la negrura de su comienzo.

   Repito e insisto, estoy cansado de ver a gente que jugó con lo que no debía; gente que posiblemente no encontrará el Espíritu ya en esta vida; y gente que no podrá hacer un camino espiritual con enteógenos nunca más. Para mí, el Chamanismo es el camino de recuerdo más antiguo y efectivo que existe, me dirán qué harán o a dónde irán cuando  necesiten sanarse, cuando necesiten encontrar el Espíritu realmente por necesidad.

No me importa qué fragancia sopla la araña a las masas doloridas y heridas por su aguijón, cada vez más contaminadas de su pestilencia encubierta. No me importa la justificación insalubre que sedució a los que han empujado esta rueda sangrienta, ya sea: dinero, poder social, manipulación, sexo, miedo, autoestima, resentimiento, odio... No me importa si se sienten encerrados en las ciudades con una vida de mierda y quieren escapar con su "yo" de viaje psicodélico como sea, a donde sea y a costa de lo que sea. Pensar que pueden comprar estas cosas, esta esencia de las tradiciones chamánicas, es un error peligroso. Con el tiempo, se os mostrará qué es lo que realmente estáis comprando y entenderéis la responsabilidad de las tendencias de los actos. Nadie queda impune en esta vida, ni si quiera en nombre de la ignorancia, menos perjudicando a otros, menos a través del océano profundo y milenario de las tradiciones de nuestros ancestros. Arutam vive en todas las cosas, de su sentir nacimos, su mirada y entendimiento todo abarca. El es la paz, el rumor del descanso, la riqueza de ser todo lo largo y ancho de una vida. Si has perdido la memoria, camina el buen sendero.

 

2017-11-07 21.25.57.jpg

Extracción del perjudicial veneno del sapo "Kambó"

El vivir del camino del Chamanismo

Chamanismo es una forma de vivir, transitar nuestros años de vida en unión con todo el sentimiento de la existencia. Poder respirar, sin estropearlo con ninguna intención, fundidos en el cristal de la Perfección. Cristal que contiene toda la existencia en su gran sentimiento, cual fluye en sagrada presión en nuestras venas, palpitando su tacto sagrado en delicia inconmensurable, entibiando nuestra carne y huesos, siendo la verdadera fuerza que corre en todo los seres.

Chamanismo acerca al individuo a su sentir más profundo, explicando que ahí está la respuesta para las inquietudes de quien olvidó. Aclara que la paz es el descanso de la certeza, la fe acomodada en el remanso de la realización última. Utiliza las plantas como camino para interiorizar hacia el origen del sentir, hacia la Vida que nos hizo nacer, para recordar y regresar el sentir al lugar correcto donde reconoce su naturaleza perfecta y eternamente embebida de su propia gracia.

Ese sentir no es algo que aporta o distorsiona una sustancia; está en nosotros y es a través de la cosquilla de esa planta, que nos vamos poniendo en equilibro en el lugar correcto como hijos del cielo y la tierra, corriendo la Vida (Arutam) a través de nosotros cada vez en mayor intensidad.

Son pocas las plantas que nos ayudan de esta forma, cada cultura tenía unas pocas y eran de confianza en las manos del Maestro.  Es cierto que habían muchas más que producían efectos parecidos, pero al final, al tiempo,  muchas veces tarde, los jugadores descubrían el daño infringido.

Chamanismo es un camino ancestral que se remonta a los orígenes de la humanidad y del conocimiento transmitido entre generaciones. Esa es una forma de comenzar un camino cuando vagas perdido en dolor; una forma de mirar atrás que requiere mirar a quien tienes delante ahora también, por si a caso.

Los antiguos no consumían sustancias porque estaban atrapados y reprimidos en un identidad frustrada dando vueltas doloridos en golpes y fracasos. No eran seres oscuros justificados hasta la locura, compartiendo demencia entre sonrisas envenenadas unos con otros. No sentían necesitar algo, salvo cuidar el Gran Sentir del que nacieron. Y si se endurecían y apretaban demasiado, preguntaban a los mayores cual era el camino para soltarse de nuevo hacia la Vida, a esos que respetaban y eran ejemplo digno de admiración; para ser como ellos; para usar el arte que heredaron y sobrevivió al paso del tiempo y dificultades.

Nunca se inventó nada nuevo,  siempre fue igual en las culturas ancestrales más o menos. Cada Maestro con sus particularidades, transmitiendo el gran sentir de Arutam tras sus esmerado cuidado. De esta forma se podía recordar y curar, llenándose del tacto sagrado; equilibrándose a la vez, en el sentir débil u olvidado. Ayahuasca (Natem) era la pieza clave para ese comienzo definitivo, pero el Maestro era lo más importante, y eso era lo jodido de encontrar.

Tomamos Natem, nos esforzamos con toda voluntad, nos cuidamos y ayunamos para mantener el trance sagrado intensamente, al menos 14 horas, para derrotar la resistencia del "yo" y despejar su rancia sombra. 

Largo tiempo se requiere para equilibrar nuestro sentir en la Perfección y permanecer en él naturalmente. Largo tiempo para renovar el caudal de la Vida en nosotros y que el cuerpo recuerde de donde viene, como era al nacer y como debe continuar la vida que le queda acorde al Gran Canto de Arutam.

Una vez el hombre realiza la Unión última y al paso del largo tiempo se equilibra en ella, la cuida con Tabaco. Libro vivo escrito por la propia mano de Arutam, el hombre realizado es capaz de fundirse, en unos instantes, con toda la existencia respirando unas pocas gotas oscuras de su fuerte néctar.

La vida del Chamán permanece impoluta, inundada y cuidada por el espíritu del Tabaco (Tsaank). La memoria del sentir ya no puede ser traicionada fácilmente nunca más, y la sensibilidad es el espacio donde los instintos regresan para llevar el pálpito de Arutam al mundo.

Arutam Ruymán 

20170830_130003.jpg

La purga en el chamanismo y la ceremonia de Ayahuasca

La purga en el chamanismo y la ceremonia de Ayahuasca

El Natem es una sustancia que se ingiere, y por lo tanto requiere un proceso digestivo. Como ocurre siempre en estos casos, la digestión lleva cierto tiempo.