Preparación ceremonia de ayahuasca

Sabios consejos sobre el ayuno y la ceremonia de Ayahuasca

En primera instancia los seres humanos vivimos porque fluye el tacto sagrado de Arutam  en nosotros. La chispa de la Vida gritó en nosotros y parpadeará los años que cuidemos su presencia en nuestro cuerpo. Una buena dieta prolonga la vida, favoreciendo que no sea necesario consumir tantos recursos de esa energía original. Muchas personas en busca de energía abundante y de rápido efecto, abusan de productos que poco a poco van enfermando sus cuerposgritó (manufacturados, aceites refinados, grasas transgénicas, fritos, azúcar y dulces, harinas, carne de animales pesados o torturados, etc. Esa necesidad surge normalmente de una debilidad del tacto original: mitad consumido, mitad olvidado. Sin saber bien que hacen, continúan por largo tiempo perjudicándose de esa forma. Pronto sentirán que algo va mal y ansiarán darse una oportunidad con la  medicina herbal y ayunos. Si es que estamos a tiempo de poder ayudar, primero se debe chequear el estado de salud del paciente y un chamán será bastante preciso al describir su estado energético también. Todo comienzo excelente debe consistir en un cambio gradual de la dieta, para más tarde complementar con hierbas, si es necesario, para fortalecer los puntos más débiles donde este fallando el metabolismo. Un médico entiende el funcionamiento del cuerpo como un todo unido al mundo, el distanciamiento del Espíritu produce el olvido de la armonía del Gran Canto de la Vida. En este caso, nuestras tendencias determinarán de qué forma distorsionamos la Gran Armonía y a dónde iremos a parar.  Tras un tiempo considerado por el maestro y atendiendo a los detalles del paciente de forma regular, se puede comenzar el camino del chamanismo en una experiencia más directa  con sus ceremonias y enteógenos diversos. Un cuerpo más saludable y una  mejora considerable del tacto sagrado, nos apoyarían en un proceso que  ni dando lo mejor de nosotros mismos, sabríamos si sería suficiente. La práctica de este camino requiere una correcta  nutrición que nos mantenga fuertes y puros. Al paso del tiempo, el individuo va desarrollando habilidades que le permiten acomodarse a la práctica del Natem, más adelante, llegará el momento de profundizar a través de ayunos cortos en días normales. En esos días será fácil, a través del pulso, ver cómo se mantiene el cuerpo sin darle calorías, eso desvelará si la vida es suficientemente intensa en nosotros. Eso más el correcto desarrollo de habilidades en ceremonia, permitirá que el alumno comienze a explorar sus profundidades completamente vacío bebiendo la Ayahuasca. La tradición nos lleva a largos ayunos, por muchos días, largas caminatas en la selva y sus Cascadas, bebiendo Tabaco y soñando; bebiendo grandes cantidades de Ayahuasca en "Natemamu"; los extractos más potentes de Natem en ceremonia, medicina soplada,  transmisiones de poder y curaciones.   Quiero aclarar que esas correctas habilidades son casi imposibles de desarrollar sin años de experiencia con un buen maestro, que además esté centrado en ese trabajo con el alumno. Quiero también explicar, una persona que no tenga energía suficiente, ayune y encima tome Natem (un producto fuerte y de alta calidad), se va a venir abajo, poniéndose en peligro de puro gusto, para después lamentarse en desesperación pidiendo una ayuda ajena difícil de aplicar. Por supuesto la mayor parte de los brebajes que se ofrecen a desconocidos son entregados por personajes que intentan imitar a un verdadero chamán, además esas pócimas no tienen nada que ver con las recetas poderosas antiguas de las tradiciones, básicamente son una droga alucinógena para ver colores un ratito, mucha hoja de yaji y bejucos tiernos con poca cosa de Natem. Es normal, la mayor parte de la gente que viaja y quiere comprar espiritualidad de la cultura moderna, no está preparada para recibir esto y trabajar en serio con  el chamanismo. Con dinero sólo se puede comprar un destello lejano de la profundidad del mundo de un pueblo. Por otro lado, la corrupción y el sufrimiento de los pueblos indígenas, los ha avivado en contra del mundo y especialmente de los hijos blancos de sus crueles conquistadores. Por otro lado el chamanismo se olvida y los nativos jóvenes (que hoy son los supuestos chamanes) desean lo que a nosotros nos ha hecho olvidar y empezar una nueva búsqueda. Los mayores ya no están y los jóvenes no aprendieron, ¿se dan cuenta de que estamos al borde de que el verdadero chamanismo quede en un teatro sin raíces y sabiduría?  No ayunen antes de una ceremonia, hagan una dieta perfecta seria y constante, esa es la clave. Cuiden el tacto sagrado y mantengan la llama de la Vida a tope. Serenen sus corazones y mente para llenar el presente de la riqueza del sentir de Arutam. Abandonen la resistencia, no den de comer más a ese monstruo que devora el tacto sagrado. Entrenen y aprendan con un buen maestro que porte los ecos de los ancianos  y una buen Natem que exija lo mejor de nosotros. Los largos ayunos vendrán más tarde y todo será hermoso.

En primera instancia los seres humanos vivimos porque fluye el tacto sagrado de Arutam  en nosotros. La chispa de la Vida gritó en nosotros y parpadeará los años que cuidemos su presencia en nuestro cuerpo. Una buena dieta prolonga la vida, favoreciendo que no sea necesario consumir tantos recursos de esa energía original. Muchas personas en busca de energía abundante y de rápido efecto, abusan de productos que poco a poco van enfermando sus cuerposgritó (manufacturados, aceites refinados, grasas transgénicas, fritos, azúcar y dulces, harinas, carne de animales pesados o torturados, etc. Esa necesidad surge normalmente de una debilidad del tacto original: mitad consumido, mitad olvidado. Sin saber bien que hacen, continúan por largo tiempo perjudicándose de esa forma. Pronto sentirán que algo va mal y ansiarán darse una oportunidad con la  medicina herbal y ayunos. Si es que estamos a tiempo de poder ayudar, primero se debe chequear el estado de salud del paciente y un chamán será bastante preciso al describir su estado energético también. Todo comienzo excelente debe consistir en un cambio gradual de la dieta, para más tarde complementar con hierbas, si es necesario, para fortalecer los puntos más débiles donde este fallando el metabolismo. Un médico entiende el funcionamiento del cuerpo como un todo unido al mundo, el distanciamiento del Espíritu produce el olvido de la armonía del Gran Canto de la Vida. En este caso, nuestras tendencias determinarán de qué forma distorsionamos la Gran Armonía y a dónde iremos a parar.

Tras un tiempo considerado por el maestro y atendiendo a los detalles del paciente de forma regular, se puede comenzar el camino del chamanismo en una experiencia más directa  con sus ceremonias y enteógenos diversos. Un cuerpo más saludable y una  mejora considerable del tacto sagrado, nos apoyarían en un proceso que  ni dando lo mejor de nosotros mismos, sabríamos si sería suficiente. La práctica de este camino requiere una correcta  nutrición que nos mantenga fuertes y puros. Al paso del tiempo, el individuo va desarrollando habilidades que le permiten acomodarse a la práctica del Natem, más adelante, llegará el momento de profundizar a través de ayunos cortos en días normales. En esos días será fácil, a través del pulso, ver cómo se mantiene el cuerpo sin darle calorías, eso desvelará si la vida es suficientemente intensa en nosotros. Eso más el correcto desarrollo de habilidades en ceremonia, permitirá que el alumno comienze a explorar sus profundidades completamente vacío bebiendo la Ayahuasca. La tradición nos lleva a largos ayunos, por muchos días, largas caminatas en la selva y sus Cascadas, bebiendo Tabaco y soñando; bebiendo grandes cantidades de Ayahuasca en "Natemamu"; los extractos más potentes de Natem en ceremonia, medicina soplada,  transmisiones de poder y curaciones.

 Quiero aclarar que esas correctas habilidades son casi imposibles de desarrollar sin años de experiencia con un buen maestro, que además esté centrado en ese trabajo con el alumno. Quiero también explicar, una persona que no tenga energía suficiente, ayune y encima tome Natem (un producto fuerte y de alta calidad), se va a venir abajo, poniéndose en peligro de puro gusto, para después lamentarse en desesperación pidiendo una ayuda ajena difícil de aplicar. Por supuesto la mayor parte de los brebajes que se ofrecen a desconocidos son entregados por personajes que intentan imitar a un verdadero chamán, además esas pócimas no tienen nada que ver con las recetas poderosas antiguas de las tradiciones, básicamente son una droga alucinógena para ver colores un ratito, mucha hoja de yaji y bejucos tiernos con poca cosa de Natem. Es normal, la mayor parte de la gente que viaja y quiere comprar espiritualidad de la cultura moderna, no está preparada para recibir esto y trabajar en serio con  el chamanismo. Con dinero sólo se puede comprar un destello lejano de la profundidad del mundo de un pueblo. Por otro lado, la corrupción y el sufrimiento de los pueblos indígenas, los ha avivado en contra del mundo y especialmente de los hijos blancos de sus crueles conquistadores. Por otro lado el chamanismo se olvida y los nativos jóvenes (que hoy son los supuestos chamanes) desean lo que a nosotros nos ha hecho olvidar y empezar una nueva búsqueda. Los mayores ya no están y los jóvenes no aprendieron, ¿se dan cuenta de que estamos al borde de que el verdadero chamanismo quede en un teatro sin raíces y sabiduría?

No ayunen antes de una ceremonia, hagan una dieta perfecta seria y constante, esa es la clave. Cuiden el tacto sagrado y mantengan la llama de la Vida a tope. Serenen sus corazones y mente para llenar el presente de la riqueza del sentir de Arutam. Abandonen la resistencia, no den de comer más a ese monstruo que devora el tacto sagrado. Entrenen y aprendan con un buen maestro que porte los ecos de los ancianos  y una buen Natem que exija lo mejor de nosotros. Los largos ayunos vendrán más tarde y todo será hermoso.

El uso de hierbas estimulantes y la práctica del chamanismo

2018-05-07 09.51.00.jpg

Existen hierbas estimulantes como la guayusa, el té, el mate, etc. Su comsumo forma parte de la vida cotidiana en diferentes culturas. Hoy en día, debido a la globalización y su libre comercio, podemos disfrutar sus virtudes en diferentes partes del mundo, aunque también las consecuencias de sus usos inapropiados.

Algunos de estos productos son realmente saludables, favoreciendo la apertura de las puertas del riñón,  incluso a veces fortaleciéndolos (ginseng), y otras veces, no tan saludable, produciendo sólamente una estimulación que consume ese almacén de recursos a largo plazo (café, estimulantes y drogas sintéticas...). Primero debemos entender, que la energía que nos hace disfrutar estos productos, no procede del producto en sí, sino que abre las puertas de los riñones para liberar una energía conservada para ser utilizada en el ahora. El cuerpo es sabio y mantiene un equilibro de esa energía transmitida de nuestros progenitores para disfrutar de una vida larga y sana. La vida es transmitida a través de nuestros padres, pero nuestro dibujo es una fusión de sus condiciones también.  Cuanto más consumamos ese recurso almacenado que define nuestra longevidad, más acortaremos en principio la calidad de nuestros días, y posteriormente, nuestros años en la tierra. Subir la tensión con estimulantes se convierte en un peligro a largo plazo cuando el desgaste es considerable,  ya que cuando tensas una cuerda vieja, esta se rompe. El hígado siempre lo podemos tensar más, pero el riñón puede no aguantar más el equilibrio natural de las tensiones y su gravedad, separándose el cielo (corazón) de la tierra (riñon) y rompiéndose. El tacto sagrado, cual fluye desde el riñón, tiene almohadillado en placer nuestro cuerpo, nos da la fuerza, recuperación y bienestar. Nos despierta por las mañanas vivos y nos hace ver, oler y oír lejos. Es fácil entender que si consumimos en el presente con egoísmo su caricia, la llama se irá apagando con consecuencias desastrosas en el tiempo. A veces demasiado lejos de él para darse cuenta de lo que ocurre, necesitando de la estimulación para continuar todos los días ante la carencia de la energía vital.

En segundo lugar es fundamental observar, que una sobrestimulación sólo nos saca de la unión deliciosa con el tacto sagrado en nuestro sentir interior, hacia una desmesurada extroversión al servicio de un "yo" enfermo; de sus propósitos vulgares y posiblemente al servicio de otros, para quienes nosotros sólo seríamos instrumentos al servicio, más útiles o menos.

Tercero, vivir más tensos de lo que el Gran Canto de la Vida nos afinó,  lleva a una disrrupción eléctrica, a nervios, tensión, espasmos, intranquilidad, ansiedad, etc. A través de la cual viajamos sin ser nosotros mismos con profunda insatisfacción y ausencia de paz.

En el chamanismo, estas son justamente las condiciones más nefastas para acercarse a su práctica. Y me destroza ver a gente que ejecuta estas prácticas erróneas delante de mía antes de una ceremonia. Entrar en este estado a consumir un enteógeno puede ser un desastre considerable de que nadie es responsable salvo la persona misma, que por supuesto más tarde llorará y se lamentará pidiendo ayuda al maestro porque no entiende que le pasa: efectos muy intensos que no descienden por las horas que dura la estimulación, tensión y espasmos, ansiedad,  ausencia de relajación e imposibilidad de encontrar un minuto de descanso o paz. Si esto lo usara durante el trance la sombra del individuo, se quemaría por horas en un infierno aventado como la peor tormenta.

Mi consejo:

- Moderen la toma de estimulantes en su vida cotidiana y sientan de verdad lo que están haciendo. Para mí, tomar mate por ejemplo, dos o tres días seguidos, descansando uno al menos; sin mucho calor y siguiendo una dieta poco calórica, asegura ese correcto sentir y cuidado.

- Pensar que hacemos con esa energía que despertamos, ser conscientes de en qué estamos consumiendo ese tacto sagrado, para qué lo convocamos.

- Alejen de las ceremonias y tomas de enteógenos esas sustancias. Esto no se aplicaría a maestros o personas maduras bien experimentadas que dominan sus artes, ellos tienen su propio criterio refinado y de confianza.

- Lleven una conducta sexual adecuada.

- Vivan la vida con corazón y profundo sentido.

- Estén cerca de la Naturaleza.

2018-05-06 16.42.57.jpg